Tus sabios consejos me han ayudado a seguir luchando por mis sueños. Gracias Papá por estar siempre a mi lado. Te quiero.